La fotografía como obra de arte: los derechos de autor.

/ agosto 8, 2019/ Sin categoría/ 0 comments


Con el uso masivo de las imágenes se está desdibujando el valor de la fotografía como obra de arte. Vivimos en una sociedad que está acostumbrada a ver y olvidar. Carente de tiempo para detenerse a observar lo que tiene alrededor, y distinguir entre el arte y la reproducción superficial de la realidad.

El valor de un fotógrafo está en expresar sus ideas y emociones a través de la técnica y transmitir un concepto, un mensaje, una nueva forma de ver el mundo; destacarse de los millones de estímulos visuales que recibimos cotidianamente y dejar un impacto en el observador. Las fotografías ponen en relación a los seres humanos, representan un intercambio de miradas que pueden enriquecernos, ponernos en discusión, hasta plantear preguntas existenciales.

La fotografía es el único lenguaje que puede ser entendido y comprendido en todo el mundo.
Carl Mydans

En 1940 fue inaugurado el Departamento de Fotografía en el MoMa de New York y desde ese momento la fotografía fue declarada mundialmente obra de arte contemporánea. Y como todas las obras de arte, también las fotografías tienen un derecho de autor, a través del cual se busca salvaguardar el vínculo entre la autoría y la obra, es decir, se busca respetar la originalidad y la personalidad del artista. De tal forma los derechos morales de la fotografía se vuelven inalienables, inembargables, intransferibles e irrenunciables aun habiendo cedido los derechos de explotación y reproducción de dicha fotografía.

Cuando subes tus fotografías a Internet es muy probable que no te des cuenta que te expones al uso fraudulento o inadecuado de tus obras, pierdes automáticamente cualquier control sobre ellas. No todo está perdido, hay unas medidas que puedes tomar para reclamar tus derechos de autor, por ejemplo, añadirles el símbolo © (Copyright) junto al año de divulgación y tu nombre. Con esta acción estás declarando que tus fotografías no son de libre utilización, y creas una prueba de autoridad que puedes utilizar para disputas o controversias en un futuro proceso legal.

En caso quieras proteger tu fotografía de manera aún más contundente, puedes inscribirla en la institución de derechos de autor de tu país. Por ejemplo: La Dirección Nacional de Derecho de Autor en el caso de Colombia o el Instituto Nacional del Derecho de Autor en el caso de México.

Cualquiera sea la forma en que decidas actuar, no subestimes el poder de las imágenes que pones en circulación en el mundo, respeta tu trabajo, protégelo y como dijo el célebre fotógrafo Philippe Halsman:

Sé atrevido, sé diferente, sé poco práctico, sé cualquier cosa que asegure tu objetivo y tu visión imaginativa frente a los jugadores seguros, las criaturas comunes, los esclavos de lo ordinario”

Giulia


COMENTA!!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.